Un poema de María Jesús Romero

PC Reset


Un hombre cava una tumba en la nieve.
Cava en la nieve un hombre una tumba.

Sus muertos son lejanos, albiblancos como la nieve;
no oye los búhos ancianos, no ve los zorros albinos cazar.
El cava bajo la nieve que cae y piensa los maestros.

Sus palas, son sus manos rocas que sacan piedras
de tierra estéril. Son suyos los surcos que la vida labra
en tormentos, vientos y en las brasas, cenizas, del pelo de
Sulamit.

Se estrecha en la fosa, su tumba que cava en la nieve.
El hombre de puentes tender no saltó Mirabeau
por Margarete ni por
Sulamit.

El hombre que cava en la nieve su tumba a escalpelo
hace a la nieve blanca, a la tierra oscura con sus gusanos, sangrar
como el plomo argenta tiñó crepúsculo el puro pelo cenizo de
Sulamit.

Y el último trago de la negra leche del alba bebió. Se acomodó y
los copos de nuestras dulces, frías alegrías lo sepultaron quedamente.

De ti, maestro, dependerá el cabello de Margarete, de
Sulamit,
de no volverlo a vivir.




El blog de MJ Romero, ya saben, Alfaro, ya saben, aquí
Y un poco más allá de aquí sus buenos Tiempos.

3 espiraciones

  1. alfaro Says:

    Leo, leo, esto no es un acertijo, conservo el poema 'a', gracias por el 'd', que también conservaré,el quid creo que está en el'b'o en el 'c' del pc-reseteado.
    Muchas gracias.
    Bs.

  2. Anónimo Says:

    Raro, raro, raro.

  3. Anónimo Says:

    Tres intiresno, gracias