Una cosita que Leo del Mar no quiere que sepáis

Hola soy Jorge otra vez.
No, no es que me hayan dejado salir para escribir esto, aquí en la prisión de Villabona no me dejan Internet, es que lo dejé programado el otro día viendo venir que el tal Leo del Mar, ese que va de enrollado, que va de que se preocupa por los asuntos de los demás y toda esa pesca, iba a dedicarse a lo suyo. Bueno, a lo que él cree que es lo suyo: escribir. (¿Ha sido así o me equivoco?)
Permitidme que me ría, ja. Y ja. Lo suyo y lo del escribir digo, pues eso, ja.
Y para que veáis que no me río en vano os voy a dejar un regalito que el mismo Leo de la Mar intentaba ocultaros a todos vosotros. Así con vuestros propios ojos veréis lo que este hombre suele considerar digno de publicarse viniendo de sus teclas, aunque sea para ser publicado en una revista virtual como Agitadoras. Gracias a Dios en esa revista todavía mantienen cierto criterio a la hora de publicar a desconocidos que si no se nos iba a llenar el mundo entero de gente que se cree escritora por tener un blog. Más o menos de eso debe hablar el texto aunque no se entiende muy bien porque mete a perros, gaviotas y no sé qué más historias chungas.
Demos todos las gracias a los encargados de esa revista por no publicar el siguiente texto y de paso pidamos un poco de mesura a todas las demás.
Bueno, pues desde Villabona os envío un fuerte abrazo a todos vosotros que realmente, y no de cara a la galería como Leo, aún os afectan estos casos de injustica como el mío o el de Tommouhi y Mounib.
Pasen y rían. Ahí va Leo, el del Mal:

Lo poderoso del ladrido remite a un pastor alemán, como poco. ¿A quién ladrará en mitad de la noche? No será a las gaviotas, aunque no le dejen descansar con sus graznidos discordantes, sus usos sociales. Puede que rememore a sus antepasados lobunos al ver la luna tan crecida, mucho más blanca que amarilla. O a su sombra, los perros no es que sean muy listos, no tanto como las gaviotas al menos, como he leído en un blog, en un blog, en un blog. Ahora el ladrido se asemeja más a un perro de agua, epsañol y/o en combinación español, pequeño, casi tan pequeño como un blog y las gaviotas son cóndores usurpando los chillidos de gaviotas, estoy seguro, tan seguro como que esto es un blog, no literatura. Claro, el perro de agua turbia español le debe estar ladrando al gato que le vacila y maúlla en la cara desde el alféizar del piso bajo de enfrente. Es un gato negro, tan negro como la noche, como la noche del blog de un tal negro llamado Leo del Mar, no Manuel Vilas ni Vidal Sassoon, y tan oscuro como el resto de la noche cuando los cóndores eclipsan la luna, y el perro, espsañol o algo así, de agua turbia, reducido a caniche, que equivaldría a un pastiche, a un blog, de tanto miedo que le tiene a la noche, y a los negros y gatos, deja de ladrar. ¡Qué asco de perros! Bueno coma ya calló. A ver si me deja escribirle a mi blog, blog, blog. Los cóndores al fin han dejado de ser gaviotas y las gaviotas han dejado de ser ruido, y el gato ha ido a cumplir con sus obligaciones zoofílico-geriátricas. Blog, blog, blog, yo sigo amándote en la oscuridad y ahora en silencio. Tú y yo, nada más. Mejor enciendo la tele, ya sabes, mi ablog que a los de la tele les gusta verme y hablarme. Otra vez llegué al sitio, ya sabes, el que me ofrece morir. Menos mal que esto no es literatura, sólo un blog y aquí no es más que majadería decir que la tele, internet, la pantalla posmodernizada al fin y al cabo, te habla. Te habla, es decir, me habla. John Cobra me habla, y Paco el enemigo de John Cobra y Batu. Y Batu también me habla, último mensaje dice. Esto es el acabose blog mío, ¡qué miedo! ¿Y por qué no ladra el perro, blog? Era mejor hace un rato cuando ladraba. No tendría que hablar de literatura, blog. ¿Alguna vez te he hablado de literatura ablog mío? Son esos escrotos de otros, generalmente poemas, que cuelgo en mi blog. La poesía también es literatura blog, no seas blogo, que te veo postear. Un cigarrillo de alguna marca americana, KKKera o no, Phillip Morris o Lucky Strike o Marlboró, es literatura a su vez, forma parte de ella, pequeño blog mío. Sí, sí, así es. Y el cielo y las estrellas. Y el simbolismo, la crítica acompasada, Berlusconi, las firmas en los suplementos dominicales, Asturias patria querida, el horror de tener que hacer esto para salvar mi pellejo. Todo, todo es literatura. Todo salvo tú, querido blog.
¿Por qué? No lo sé, pero de todos modos, gracias por estar ahí. Ya estoy mejor.

15 espiraciones

  1. alfaro Says:

    Mira por donde hoy es un buen día bueno,
    me alegra saber y me gusta leer esto.
    un abrazo.

  2. alfaro Says:
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
  3. Leo del Mar Says:

    Me alegro mucho de que para ti sea un buen día, de verdad.
    Y para que veas que no guardo rencor, ni a a Jorge por mostrar en público mis miserias editoriales ni a nadie, no sólo permito que este aporte suyo permanezca en este blog sino que lo corrijo en un enlace que estaba mal direccionado, como me habías indicado en el comentario suprimido (igual sí siento un poco de rencor).

  4. David Says:

    Pues me resulta incomprensible que no te lo hayan publicado. No lo digo por colegueo.

  5. Reo del Mal Says:

    No te preocupes Murders. Yo me encargaré de darles su merecido (es que el blandengue de Leo no da para más).
    Y a Jorge, que mira que es colega mío, ya lo pillaré por banda en Villabona cuando me toque entrar la semana que viene.
    ¡Leo siempre!

  6. Leo del Mar Says:

    Reo, un comentario amenazador más y te bloqueo. Respeta y serás respetado. ¿No decíamos eso en el Polígono de Pumarín?
    David: supongamos que estas cosas se rigen por gustos y para eso ya sabemos que hay colores.
    Y a mí me digo que además del gusto, también la revista es suya. Qué coño, más aún, los apoyo firmemente en su decisión. A la mierda.
    Le doy las gracias a Jorge por abrirme los ojos y tú, Reo, ni abras la boca, ¿vale?

  7. Reo del Mal Says:

    Vale.

  8. Leo del Mar Says:

    ¿Vale?

  9. Reo del Mal Says:

    Vale.

  10. Leo del Mar Says:

    Venga, dejémonos de hacer el Big Mac (Cormac).

  11. Reo del Mal Says:

    Vale.

  12. Anónimo Says:

    El Polígono de Pumarín.....muy bueno.

  13. Leo del Mar Says:

    Aquello sí que era un escenario posapocalíptico, ¿verdad?

  14. David Says:

    Vale.

  15. Anónimo Says:

    Posapocalíptico, por lo menos.