Cruce de caminos nº 4

Javier García y Daniel Romero han vuelto a conseguir publicar un nuevo número del fanzine literario Cruce de caminos.
A modo de celebración de esta hazaña recupero un relato obra de mis teclas aparecido en el cruce anterior. Enhorabuena Daniel. Enhorabuena Javier.


El secreto de Kid Guadalupe


"Tienes que pegar primero, hijo. Cuando llegué al barrio hubo un matón que me quiso acojonar, ¿sabes qué hice? Me lancé a por él y le mordí la nariz. Se revolvió de dolor. Me levanté, me quité las sandalias y me fui otra vez a por él. Casi las rompo de la de hostias que le dí. No puedes dejar que te pisen, hijo. Tú siempre primero."
Yo no atendía a nada de lo que se me decía en mi esquina. La historia de mi padre me dominaba.
Desde que recuerdo no hay momento de confrontación en que su historia no se haga hueco en mi cabeza.
Los casi 75 kilos de Chulo Gómez saltaban prestos ya en su córner.
Ahí estaba, como de costumbre desde que reapareció, en primera fila con alguna de sus fulanas: "pégale primero hijo, que está viejo. Tú puedes con él. Como siempre hijo, primero y fuerte. Dale fuerte."
Lo hice. Gané el asalto. Pero Chulo se reía en su taburete. Se las sabía todas.
"Entiéndeme hijo. Un hombre es un hombre. No tiene por qué enterarse. ¿Me entiendes?"
El segundo estuvo más igualado. Aun a pesar del cabezazo, el asalto fue mío. Chulo sangraba, y reía.
Mi padre daba el espectáculo abajo y la fulana se lo pasaba en grande entre tanta testosterona.
"No quise hijo mío. Se me fue la mano, pero se pondrá bien. No te preocupes."
Chulo Gómez no reía cuando lo arrastraron hasta su esquina.
Siempre gano por KO cuando viene mi padre a verme. No suelo necesitar más de tres asaltos.
Soy un campeón.

1 Responses to Cruce de caminos nº 4

  1. zendo Says:

    Enhorabuena Leo.